La teoría de las inteligencias múltiples propone la existencia de ocho tipos de inteligencia. Ideada por el psicólogo estadounidense Howard Gardner, rompe con el paradigma tradicional de una única inteligencia.

Como sabéis, en nuestras escuelas infantiles trabajamos en base a las inteligencias múltiples. Cada niño es diferente, y no todos aprenden de la misma manera. Hasta hace relativamente poco, la inteligencia se centraba en áreas estrictamente académicas. Se consideraba que un niño era más inteligente si sacaba buenas notas. Tener buena memoria o ser bueno en matemáticas también eran factores relevantes.

Según la teoría de las inteligencias múltiples, cada niño destaca en un área particular. Puede ser en música, lengua, arte o cualquier otra materia. Todos tienen talentos y habilidades específicos, lo cual les permite grandes posibilidades de aprendizaje y enseñanza dentro del aula.

¿Cuáles son los 8 tipos de inteligencias múltiples?

  • Inteligencia lingüística: capacidad para comprender el significado y orden de las palabras en la escritura, lectura, habla y escucha. Es propia de escritores y poetas.
  • Inteligencia lógico-matemática: capacidad para calcular numéricamente, utilizar el método científico y los razonamientos inductivos/deductivos. Es propia de científicos, matemáticos y economistas.
  • Inteligencia espacial: capacidad para presentar ideas visualmente, crear imágenes mentales, percibir detalles visuales, dibujar y confeccionar bocetos. Propia de pintores, arquitectos y fotógrafos.
  • Inteligencia musical: capacidad para escuchar, cantar, tocar instrumentos y analizar sonidos. Es propia de músicos.
  • Inteligencia corporal-cinestésica: capacidad para realizar actividades que requieren fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación óculo-manual y equilibrio. Propia de bailarines y actores.
  • Inteligencia intrapersonal: capacidad para acceder, entender y comprender sus propias emociones y sentimientos. Se centra en el autoconocimiento. Es propia de filósofos.
  • Inteligencia interpersonal: capacidad para sentir distinciones entre los demás, en particular, contrastes en sus estados de ánimo, temperamento, motivaciones e intenciones. Es propia de psicólogos, profesores y terapeutas.
  • Inteligencia naturista: competencia para percibir las relaciones que existen entre varias especies, así como reconocer si existen distinciones y semejanzas entre ellos. Propia de naturalistas, veterinarios y biólogos.

En nuestras escuelas infantiles proponemos una educación personalizada. Nos centramos en las capacidades de cada niño para que pueda desarrollar al máximo sus habilidades.

Cómo educar en base a la teoría de las inteligencias múltiples

  • Lingüística: para el desarrollo de la inteligencia lingüística podemos emplear juegos y actividades de ocio: escritura, adivinanzas, teatro, canciones y trabalenguas entre otros.
  • Lógico-matemática: a través de juegos de mesa, de razonamiento y lógica tales como descifrar enigmas, sudokus o juegos de cartas podemos desarrollar este tipo de inteligencia.
  • Espacial: podemos desarrollarla a través de la fotografía o el dibujo.
  • Musical: una forma de desarrollar esta inteligencia es a través de las actividades relacionadas con el baile, el canto y los instrumentos musicales.
  • Corporal-cinestésica: para esta inteligencia todo tipo de actividades que supongan el uso del cuerpo serán perfectas. Los deportes y el baile son algunos de ellos.
  • Intrapersonal: una de las formas de desarrollar esta inteligencia es enseñando al niño a reflexionar sobre sí mismo, a identificar sus emociones y a expresarlas.
  • Interpersonal: para desarrollar la inteligencia interpersonal las actividades en grupo son fundamentales. De esta manera, pueden relacionarse con otros niños y aprender con/de ellos.
  • Naturista: algunas actividades para trabajar esta inteligencia son el contacto con la naturaleza y con los animales.

Es clave enseñar a los niños en base a las diferentes inteligencias múltiples. Esto le permitirá desarrollar al máximo todo su potencial. Además, es de vital importancia favorecer el desarrollo de las capacidades intelectuales propias de cada alumno.