Coronavirus. Se ha convertido en la palabra del momento. El repentino estallido de la alarma social ante la rápida expansión de un virus hasta ahora desconocido y con un nombre tan llamativo como “coronavirus” parece haberse convertido en el único tema de conversación -y preocupación- a todos los niveles desde los gobernantes hasta los ciudadanos de a pié en la calle, lo que también hace que esta alarma llegue a los más pequeños. Y, aunque puedan no entender qué están sucediendo al 100%, sí notan ese nerviosismo que hay a su alrededor por algo llamado “Coronavirus, epidemia, infección, etc…”.

La epidemia del coronavirus no parece un tema, a priori, para tratar en la asamblea en la escuela infantil ¿o sí? Los niños hablan entre ellos según lo que oyen a su alrededor, en casa, a los padres que hablan en el parque, en la calle… y, con eso, se hacen su propia idea por lo que parece haber llegado el momento de ayudarles a entender qué está pasando a su alrededor porque los niños tienen derecho a estar informados aunque aún no hayan adquirido la madurez suficiente para entender algunos aspectos de las enfermedades.

¿Cómo afrontar esta situación desde un punto de vista educativo?

UNICEF, protector de los los derechos de los niños y niñas, ha lanzado una serie de recomendaciones para proteger sus emociones, su salud y prevenir la violencia.

Habitualmente, cuando hablamos con ellos sobre los problemas de salud empleamos eufemismos para hablar de virus y bacterias, nos referimos a la enfermedad como “pupa” o decir que la gente enferma “está malita”, son imprecisiones que no contribuyen a su formación científica (para la que aún habrá tiempo) pero «contribuyen a otro aspecto muy importante de la educación en esta etapa: proteger su bienestar emocional» indican desde UNICEF. 

La prioridad en esta etapa debe ser, precisamente, «proteger a niños y niñas de toda aquella información que aún no pueden procesar» y que les puede llevar a desarrollar ansiedad y miedos debido a la incertidumbre. En este sentido conviene, siguiendo las indicaciones de UNICEF:

  • Intentar que no que vean o escuchen noticias y reportajes con un enfoque sensacionalista o morboso de la situación.
  • Evitar que se expongan mucho tiempo a noticias sobre el problema, aunque el tratamiento sea adecuado: el tiempo que dedicamos a un tema también puede transmitir inquietud, aunque el tono no sea alarmista.
  • Evitar involucrarlos en conversaciones de adultos sobre la situación, especialmente si son acaloradas o incluyen bromas y dobles sentidos: aunque no estemos hablando con ellos, saben de lo que hablamos y sacan sus propias conclusiones.
  • Dedicar tiempo a resolver sus dudas e inquietudes, en un lenguaje adaptado a su capacidad de comprensión, pero no engañoso. Se puede recurrir a algunos de los cuentos que se editan cada año sobre salud y enfermedades, ya que permiten a los niños y niñas procesar el impacto emocional a través de la imaginación.

Recomendaciones para ayudarles a proteger su salud

Recomendaciones de salud para prevenir el contagio por coronavirus

En Alaria Nursery Schools dedicamos todo un proyecto a ayudar a los niños a ser responsables sobre su salud y, durante varias semanas, les enseñamos a conocer su cuerpo: qué es bueno y qué no lo es, cómo prevenir accidentes, qué deben hacer si se sienten mal (cómo pedir ayuda)… Igualmente hacemos mucho énfasis en ayudarles no sólo a conocerse físicamente, sino también emocionalmente: qué cosas le hacen sentirse bien y qué les hacen sentir mal, etc. Algunas conductas que les permiten desarrollar su sentido de autoeficacia y su seguridad en sí mismos son:

  • El lavado de manos con agua y jabón: no sólo aprender a lavarse bien las manos, sino adquirir el hábito y ser capaces de demandar y promover esta necesidad en diferentes contextos.
  • Reconocer las circunstancias cotidianas en las que estamos en contacto con suciedad y ser capaces de tomar precauciones. Por ejemplo: manejo de tierra, contacto con animales domésticos, precauciones frente a basura y heces…
  • Aprender e interiorizar aquellas medidas higiénicas que protegen a los demás, por ejemplo: el uso de pañuelos y servilletas, aprender a sonarse y a limpiarse, evitar compartir cubiertos y vasos…
  • Adquirir respeto por el entorno: pequeñas contribuciones a la higiene doméstica y escolar, adquirir el hábito de tirar los desechos a la basura, conocer la importancia de la limpieza del entorno, de la ropa, de la vajilla…

Claves para prevenir la violencia

Hay que evitar los prejuicios causados por la infección de coronavirus

Los niños de ciertas edades aún no tienen la capacidad de reflexión necesaria para hacer un análisis crítico de las informaciones erróneas, malintencionadas o prejuiciosas que llegan a sus oídos por lo que pueden entenderlas de forma literal. En este sentido las recomendaciones reflejan la importancia de «dedicar un tiempo extra a detectar los malentendidos» y conversaciones de teléfono escacharrado sin malicia alguna pero que con el tiempo pueden convertirse en estereotipos y prejuicios duraderos. Por ejemplo:

– “Mi vecino chino es un coronavirus”.
– “Si tu abuela tose se va a morir de coronavirus”.
– “Hay que alejarse de los viejos”.
– “Los pobres contagian enfermedades”.

Resumen de competencias para esta etapa educativa

Aprendizajes sobre prevención de enfermedades en Educación Infantil

Aprendizajes sobre prevención de enfermedades en Educación Infantil (por UNICEF)